fundacion@fundaciontrelles.org +34 986 419 245 - +34 658 474 824
XXX JORNADAS DE ESPIRITUALIDAD Y REFLEXIÓN – BAJO EL CARISMA DEL VENERABLE LUIS DE TRELLES –
30 julio, 2019
0

El año pasado, en Zamora, a los pies de la tumba de don Luis, inaugurábamos el año conmemorativo del bicentenario de su nacimiento, que clausuramos ahora en su tierra natal, con la celebración en Santiago de Compostela de las XXX Jornadas de espiritualidad y reflexión. La ciudad del Apóstol está muy ligada a la vida de don Luis, pues fue allí donde, entre 1833 y 1840, curso la carrera de Leyes.

El jueves 11, dieron comienzo las actividades programadas con una visita guiada al Pórtico de la Gloria de la Catedral, obra del Maestro Mateo, que tras una compleja restauración de casi 10 años para recuperar la policromía original y reparar filtraciones de humedad, vuelve a estar abierto al público. Considerado la máxima expresión artística del románico, se terminó en 1188, y representa un programa iconográfico apocalíptico y salvífico, cuyo centro es la visión de la Jerusalén celeste, que fue explicado con todo detalle por los guías.

Tras la visita, y a pesar del calor, un grupo de intrépidos peregrinos no dudó en realizar la última etapa del camino, entre el Monte do Gozo y la Catedral. A su llegada, en la plaza de la Quintana, les esperaba el resto de los asistentes para visitar la tumba del Apóstol, pedir por los frutos de estas jornadas y cumplir con la tradición, que data del siglo XIII, de  dar un abrazo a la imagen de Santiago que preside el altar mayor.

Don Alfonso Mora Palazón y monseñor Luis Ángel de las Heras

Por la tarde, en el salón de actos de la hospedería “Via Lucis”, tuvo lugar la apertura de las XXX Jornadas, que presidió monseñor Luis Ángel de las Heras Berzal, obispo de Mondoñedo – Ferrol, quien inició el acto con el rezo del “Te deum”.

El vicepresidente de la Fundación, don Alfonso Mora Palazón, dio la bienvenida a los asistentes y agradeció al Sr. Obispo su presencia. Ensalzó la figura del Venerable Luis de Trelles y recordó algunos aspectos de la amistad que unía a este con san Antonio María Claret.

Tras unas breves palabras  del presidente nacional de la Adoración Nocturna Española, don José Luis González Aullón, y del presidente de la sección de la Adoración Nocturna Española de Santiago de Compostela, don Fernando Herva Allegue, tomo la palabra la directora de las jornadas, doña Carmen Pérez Bustelo, que explicó el porqué se escogió la definición que san Agustín hizo de la Eucaristía: “Sacramento de piedad, símbolo de unidad, vínculo de caridad” como lema, y cómo siguiendo cada una de las tres definiciones que la componen se irá profundizando en el mensaje eucarístico de don Luis de Trelles. Recordó a los adoradores y adoradoras que esta inscripción figura en la banderas de las secciones de la Adoración Nocturna: “sacramentum pietatis, signum unitatis, vinculum charitatis“.

Cedió luego la palabra al Sr. Obispo, quien animó a los presentes a aprovechar estos días, pues: “Conocer a don Luis, su obra y su mensaje – que es objeto de estas jornadas – tiene que ayudaros a descubrir vuestra identidad cristiana y misionera de espiritualidad eucarística y de adoración“. Como claretiano, habló también de la estrecha amistad que unía a don Luis de Trelles con el obispo Claret.

El profesor don Santiago Arellano durante su conferencia

Finalizado el acto de apertura, el profesor don Santiago Arellano Hernández, impartió la primera conferencia: “Eucaristía, sacramento de piedad. Las horas de oración y adoración”. En ella habló de  la virtud de la piedad en don Luis de Trelles:” No veáis la piedad solo en sus labios sino en la entrega y perfección con que realiza sus obras. Es en sus obras donde se percibe la sobrenaturalidad de su relación con Dios, su verdadera y plena piedad…” Y de cómo influyó en su vida: “el meollo de la piedad es ‘traducir al exterior la íntima aspiración del alma’ y don Luis lo hace en todos los momentos de su vida y de su obra”.

Tras la conferencia, en la capilla de la Universidad de Santiago, cercana a la hospedería, el Rvdo don Javier Porro Martínez, delegado de Pastoral Juvenil de la archidiócesis de Santiago de Compostela, dirigió,  junto con un grupo de jóvenes, un taller de oración, que nos ayudó a comprender cómo adora a Jesús Sacramentado la juventud de hoy. Después, todos juntos, participamos en la Santa Misa.

El viernes 12, nos trasladamos a Viveiro, ciudad natal de don Luis de Trelles, para, junto con sus paisanos, tributarle un homenaje en el bicentenario de su nacimiento.

El primer acto, tuvo lugar ante el busto del Venerable, en los jardines de la ciudad. El presidente de la Fundación, don Antonio Troncoso de Castro, dirigió a los asistentes unas palabras en las que recordó el amor y el compromiso de don Luis con su tierra natal. Nos acompañaba don Jesús Fernández Fernández, teniente de alcalde de Viveiro, quien agradeció a la Fundación el trabajo que está realizando para dar a conocer la figura y el mensaje de este insigne vivariense. Finalmente, ambos depositaron un ramo de flores ante la escultura.

El Rvdo don Benito Méndez Fernández en un momento de su intervención

Dando un corto paseo nos dirigimos a la iglesia de Santa María, donde el Rvdo don Benito Méndez Fernández pronunció la conferencia: “Eucaristía, signo de unidad. La Eucaristía y la Iglesia como comunión“. Comenzó su intervención hablando de la importancia de la Eucaristía en la vida de don Luis, y como ese fuego de amor que ardía en su corazón le llevó a propagar la devoción al Augusto Sacramento; por eso, según él: “si junto estas dos razones, apóstol de la Eucaristía y seglar, a la pasión con que las vivió, entonces el resultado es que me encuentro con un santo“. Continuó exponiendo cómo la Eucaristía es el verdadero vínculo de unión de la Iglesia y de los cristianos: “La Iglesia está allí donde quiera que los cristianos se reúnen para celebrar la cena del Señor entorno a su mesa. Estos son, por tanto los datos que justifican la orientación profundamente “comunional” de la Iglesia y, a su vez, del culto a la Eucaristía…

A continuación, en la misma iglesia, asistimos al taller de oración “Rezar con salmos“, dirigido por los Rvdos don Oscar Santiago Sanmartín y don Javier Santiago Sanmartín. Ante el Santísimo Sacramento, en exposición mayor, meditamos siguiendo el estilo taizé, para terminar recibiendo la bendición de su Divina Majestad.

Por la tarde, en la Iglesia de San Francisco, y ante la pila en la que don Luis de Trelles recibió el sacramento del bautismo el mismo día de su nacimiento, don Enrique Caride Iglesias, en una breve intervención, recordó que allí, en Viveiro, estaban las raíces espirituales del Venerable, pues, en palabras de don Francisco Puy Muñoz: “Mis raíces espirituales están donde están las de todo el mundo, en la casa familiar que me dio la vivencia del culto privado e íntimo a Dios“. Terminó este sencillo acto colocando un centro de flores en la pila bautismal.

Tras un paseo por las animadas calles de la ciudad, llenas de visitantes en estos días de verano, regresamos a Santiago de Compostela.

Doña Carmen Pérez Bustelo y don Antonio Troncoso de Castro

El sábado 13, por la mañana, en el salón de actos de la hospedería, don Antonio Troncoso de Castro, impartió la conferencia: “Eucaristía, vinculo de caridad. La Eucaristía y caridad en Luis de Trelles. Una reflexión sobre la teología del amor“. Disertó don Antonio sobre esta virtud, “virtud eucarística por excelencia“, tan presente en la vida del Venerable, relatando varios ejemplos de cómo la ejercitó en todas las facetas de su vida, muy especialmente como Comisionado para el Canje de prisioneros durante la III Guerra Carlista (1872-1876), salvando de la muerte o del destierro a mas de 23.000 soldados de uno y otro bando.

Tras la conferencia, pasamos a la capilla, donde doña Gloria Bermejo Reigada dirigió el taller de oración ante el Santísimo Sacramento en exposición menor. A diferencia de los dos talleres anteriores en los que meditamos con música y guitarras, en este predominó el silencio para meditar sobre el amor de Jesús a los hombres: “Jesús, me miras con amor y me llamas. En cada instante, en este mismo momento, quieres comunicarme Tu amor“.

Por la tarde, el salón de actos se convirtió en una improvisada emisora de radio, en la que, en directo, se realizó una entrevista virtual  a don Luis de Trelles con motivo de su 200 cumpleaños. A pesar de los problemas propios de los programas en directo, el resultado final, entusiasmó a los asistentes.

Monseñor Julián Barrio durante la homilia

Terminamos el día con la Solemne Vigilia Eucarística de la Zona de Galicia de la Adoración Nocturna Española, que se celebró en la Iglesia de San Francisco, a la que se han trasladado todos los actos que se debían celebrar en la Catedral, cerrada al culto por obras de restauración. Asistieron cerca de 300 adoradores y adoradoras de toda Galicia, y fue presidida por monseñor don Julián Barrio Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela, quien nos animó a perseverar en la adoración a Jesús Sacramentado, siguiendo el ejemplo de don Luis de Trelles en su compromiso con la Iglesia y con la fe: “Adoradores, la Iglesia os necesita“.

¡Que mejor manera de clausurar estas Jornadas y este año conmemorativo del bicentenario del nacimiento de nuestro querido don Luis que a los pies de Jesús Sacramentado! Pues como él escribió:

“Qué espectáculo puede haber más magnífico y conmovedor que ver, en estos tiempos de indiferentismo y de maldad, arrodillada en medio de la soledad de la noche a una multitud dando adoración al Augusto y Divino Sacramento del Altar“.

(Lámpara del Santuario, tomo 14, 1883, pag. 32)

Deja un comentario