fundacion@fundaciontrelles.org +34 986 419 245 - +34 658 474 824
150 ANIVERSARIO DE “LA LÁMPARA DEL SANTUARIO”
20 abril, 2020
0

“MODESTO PERO SIGNIFICATIVO ES EL TÍTULO QUE HEMOS ADOPTADO”

          Con esta sencilla, pero ilustrativa frase, comenzaba, el 1 de enero de 1870, el primer número de “La Lámpara del Santuario”, la primera revista eucarística en España, fundada por el Venerable Luis de Trelles,  que fue además su propietario, director y casi único redactor, y que publicó de manera ininterrumpida hasta su muerte en julio de 1891.

¿Cuáles fueron lo motivos que movieron a don Luis de Trelles a iniciar esta tarea? No cabe duda de que el principal fue su fe inquebrantable y su amor a Jesucristo oculto en la Eucaristía, y su deseo de contagiar esa fe y ese amor a los demás seres humanos: “Esta humilde publicación, que fundó la fe y sostiene la divina gracia” , escribía en el artículo prospecto del tomo 20 en 1889.

Hubo también una inspiración divina, sobre la que el Venerableescribe, aunque de forma críptica, en 1875: “Cinco años hace que el Ángel bueno nos inspiró esta obra, que se sostiene por el favor de Dios.

Don Luis estaba convencido de que lo más eficaz que se podía hacer para superar la revolución política y la apostasía religiosa en España, era impetrar la ayuda de Jesucristo Sacramentado; además conocía la importancia de la prensa como instrumento pedagógico para configurar una opinión pública adecuada para levantar a España de la postración, y a la iglesia de la persecución.

En 1882, resumía así lo que deseaba que fuese su revista:

“Una voz dedicada a clamar en el desierto del mundo, para que los cristianos prepararan la vía del Señor; a recordar la presencia real de Jesús; a despertar a los dormidos, a fomentar a los tibios, y a promover la comunión frecuente y a la adoración perpetua al huésped santísimo del tabernáculo; y a ser un eco de los libros santos, un coleccionador de textos sagrados y un compilador de ideas de los Santos Padres.”

(“La Lámpara del Santuario”, tomo 13, 1882, pag.10)

La publicación de “La Lámpara del Santuario” fue una obra titánica. ¿Cómo un hombre prácticamente solo pudo escribir, publicar, dirigir, distribuir y financiar una revista mensual de 40 páginas durante casi 21 años? Aunque los cinco primeros años don Luis tuvo colaboradores, luego estuvo solo, y así lo dejó de manifiesto en diversas ocasiones:

“Los franceses y belgas creen que ‘La Lámpara del Santuario’ es un gran centro de propagación que tiene muchos recursos, y muchas personas a sus órdenes, y no saben que se trata de una sola persona, vieja y pobre. Pero me comprometo a hacer lo que puedo.” 

(Carta de don Luis de Trelles a monseñor don Jose de los Ríos Lamadrid, obispo de Lugo – Madrid 23.08.1882)

“Hubo grandes períodos de vida periodística en que casi una sola persona, con el favor de Dios, redactaba, administraba y hacía todo lo preciso para sostener con mano trémula esta pequeña lámpara, metafóricamente hablando, encendida delante del tabernáculo del Dios escondido.”

(“La Lámpara del Santuario”, tomo 19, 1888, pag. 9)

Pero no se arredró, y continuó trabajando sin descanso, pues además de “La Lámpara del Santuario” tenía que atender su bufete, su familia, los canjes de prisioneros (1872 – 1876), los asuntos del Culto Continuo, de la Adoración Nocturna y de la Camareras. ¿Cómo pudo hacerlo? Meses antes de su muerte, en el número de enero de 1891 escribía sobre este asunto:

“Gracia es esta, seguramente no merecida; pero Dios es grande en sus misericordias, y plugo a su Divina Majestad servirse de nuestra pequeñez para fundar en nuestra Patria la primera Revista Eucarística, que propagase por todos los ámbitos de la Nación el fuego de la reina de las devociones. Ruin es el instrumento, gastado por el uso y lleno de defectos e imperfecciones, pero el éxito de la Obra, por él realizada, denuncia a las claras la mano de Dios. Besamos la tierra cubiertos de confusión y de vergüenza y elevamos al Cielo nuestra débil pupila, humedecida por el llanto de la gratitud y del más profundo reconocimiento a la divinas bondades.”

(“La Lámpara del Santuario”, tomo 22, 1891, pag. 2)

“La Lámpara del Santuario” no es sólo una revista eucarística, es una guia espiritual para la vida del cristiano. Con su publicación, don Luis pretendía propagar la devoción al Santísimo Sacramento como solución a los problemas de la sociedad de su época, que no era muy diferente de la de nuestros días. El profesor Santiago Arellano, decía en una de sus conferencias: “Si iguales son los males, iguales han de ser los remedios”, por lo que los escritos y el mensaje del Venerable Luis de Trelles siguen siendo de actualidad y valor para los cristianos de hoy.

Para los adoradores nocturnos, es además, un ideario, una guía de cómo adorar a Jesús oculto en la Eucaristía, qué significa y cuál debe ser la vocación de los adoradores nocturnos. Sólo recuperando el carisma fundacional, el mismo que don Luis plasmó en su revista, la Adoración Nocturna a Jesús Sacramentado volverá a resurgir.

Deja un comentario